Porque tu voz y tu rostro

Porque tu voz y tu rostro tan sólo eran un susurro
cuando los perros salvajes deambulaban en la madrugada
y gemían los vidrios rotos de las muchachas
y tu boca rozaba mis sentidos
y mi mano buscaba tu torso
desnudo y frío.

Así es como lloraron, entonces,
las anémonas y las espesas sombras de los árboles caídos:

Una voz, un rostro

Un susurro…
y mi cuerpo
tendido junto al tuyo
desnudo y frío

Desnudo y frío

G.F.Molinero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: