Garbage

Las moscas nos ignoran.
Pero la verdad es que nunca me he sentido menospreciado por ellas,  es más,  algunas incluso me  tocan los cojones.

Abro el contenedor de la basura.

Lanzo la bolsa.

Cierro el contenedor.

Los rutinarios días pueden ser hermosos bajo un abrasante sol.

Una niña me sonríe al pasar desde un coche.

Enciendo mi smartphone y escribo esto.

G.F.Molinero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: