Archivo de la categoría: bukowskianos

Y de Repente

Y de repente…
todo es silencio
Miro a mi alrededor
no hay nadie en la calle
Soy un hombre solo
Me digo, entonces, a mi mismo:
un pene flácido nunca es hermoso

E indago,
entonces,
en el recuerdo que aún mantengo de ti

Y todo comienza a quedar claro

Me siento en un banco
Cruzo las piernas
Dejo pasar la noche

Dejo pasar la noche

G.F.Molinero


I Am

I am
a little
fucking poet
who doesn’t expect
from life
nothing more
than a good
couple
lines
of verses

A cat
looks at me restless
I understand it

I continue walking
as always
I continue walking

G.F.Molinero


¿Acaso recuerdas cómo muere el amor?

¿Por qué
los pequeños pájaros
siempre se mueren sin hacer ruido?

Ella se va dando un portazo

Cae un cuadro de la pared

Abro una cerveza

G.F.Molinero


Breve Anotación sobre mi Muerte

Mi muerte es lenta

– ¿Cómo?

Simplemente me dejo morir

– ¿Cómo?

Sin prisa

Sin pausa

Como este poema
que justo termina aquí

G.F.Molinero


Breve Apunte sobre el Frío

En la tercera edad
muchos hombres y mujeres
emigran,
se van a vivir al sur

No soportan más el frío

Algunos pájaros, sin embargo, son más listos:
Al menor atisbo de frío…
simplemente se van

Nunca esperan a ser más débiles
o marchitos

Simplemente se van

G.F.Molinero


Nota de un pequeño perdedor a pie de tumba

Acostumbro a sentarme en la mesa
en la que el camarero siempre se equivoca de pedido

El buen vino me está prohibido

G.F.Molinero


At 4 am

Son las cuatro
de la madrugada
Pienso en ti
y
tengo
frío
Tiemblo
Me pongo un jersey
Concluyo:
todo
está
perdido

Me levanto de la silla

Dejo de escribir este poema

G.F.Molinero


Moscona cojonera

Estoy cansado de que entres aquí
bueno
cansado no
simplemente estoy hasta los cojones

No
lo
soporto

No
te
soporto

Abro una cerveza
la bebo entera
lanzo la lata
te la lanzo
me ilusiono con la idea de darte de lleno con ella
Fallo
Putas estadísticas

A media mañana oigo jugar a los niños al otro lado de la ventana
Intento encontrar en sus gritos
la excusa perfecta para mantener la esperanza

Y lo hago

G.F.Molinero


De Repente

Y de repente descubres que estás solo

que no hay nadie cercano

que quién duerme a tu lado te es ajeno

un extraño

que quién pasa a tu lado te es distante

que la multitud es un desierto

que el del espejo…  te mira raro

De repente descubres que estás solo

pero entonces sonríes

y todo queda claro

meridianamente claro

G.F.Molinero


Mi Bestia

“My beast comes in the afertenoon”
Beast, Charles Bukowski

Porque yo también salgo a la calle
y camino con la pretensión de apaciguar mi bestia
o huir de ella.

Porque yo también busco cualquier excusa que me haga caminar.

A cada paso que doy
giro la cabeza y miro atrás

A cada paso que doy
me encuentro con los mismos muros invisibles
las mismas miradas que me son por completo ajenas

A cada paso que doy
tengo también la certeza
de haberla dejado atrás.

Sino del todo, un poquito.

Me conformo con eso y poco más. Y poco más.

G.F.Molinero


La Lista

Hace un tiempo
mientras caminaba de noche por la calle
inicié una lista con los grandes perdedores del mundo.
No pasé del primero.
La tiré en la primera papelera que vi
justo después de que tus piernas pasaran a mi lado
junto a otro cuerpo distinto al mío.

G.F.Molinero


Gustos

Me gustan las mujeres que leen a Bukowski
pero nunca he querido ni he pretendido enamorarme de ellas

Conocen las reglas
Conocen los trucos

Saben demasiado

A la mañana… salgo de casa
bajo a la calle
y continúo buscando algo
como un trabajo

o amor

G.F.Molinero


I like women who read Bukowski
but I never want to be in love with them

They know the rules
They know the tricks
They know too much

In the morning I leave my home
go down to the street
I continue looking for something like a job… or love

G.F.Molinero


Al modo de Hank

Las hijas de puta siguen ahí
escondidas,
acechando,
como los japos entre las altas hierbas
esperando a que caiga la noche para salir
y lanzar su ataque.

Me mantienen despierto
en vilo
en guardia.

Las siento
las noto
las oigo en todas partes.

Una a una las he ido eliminando.
He acabado con la mayor parte de ellas
pero a las cabronas les ha dado tiempo a reproducirse
y su descendencia está preparada,
una nueva hornada,
para ocupar el puesto de sus ascendentes.

Trepan sigilosas
a penas se dejan ver
son tenaces
hábiles
y saben lo que quieren y cómo.
Saben donde estoy
me tienen

Y estas son mis noches
y estos son mis días.
Así es como pasan mis horas
mis minutos
mis segundos

Esta es mi guerra
¡mi gran guerra!

Temo que llegue el día
en que rosas rojas broten de mi cuerpo
dibujen tu nombre sobre mi pecho
y Enola Gay cruce de nuevo los cielos.

G.F.Molinero


La clave está en el aullido…

Querida Sheri Martinelli:

Es muy posible que no haya brío en mis poemas, ni en mí. Una situación degradante y vergonzosa, eternamente reprobado por los dioses por no decir lo suficiente o lo bastante bien o a su manera. Joder, he leído tus clásicos, he desperdiciado toda una vida en bibliotecas, pasando páginas, en busca de sangre. Me da la impresión de que no se ha echado basura SUFICIENTE, las páginas no aúllan; siempre la dignidad afectada y la pedantería y la página abrasada por el sol y lánguida como la mies.

Charles Bukowski

Querido Charles Bukowski (estés donde estés):

Tantos aullidos salen de los bosques de tus libros que temo quedarme sordo pronto. No conozco el remedio para evitarlo, o no quiero encontrarlo, asi que, sencillamente, brindo por la insensatez y el masoquismo.

Ego, Ego y Ego

Gonzalo F. Molinero